gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw== - Colombiano arrancó vendiendo tintos y ahora es exitoso emprendedor | Emprendimiento | Negocios

Con un par de termos llenos de café y cigarros, el colombiano Pascual de Jesús Suluaga reanudó la marcha. Regresó a su país luego de pasar 14 años en Venezuela, y esto la venta ambulante le sirvió de existencia y retome su negocio como vendedor.

(Leer: Cadenas minoristas: más ventas online no son suficientes)

«Regresé sin un centavo pero con experiencia“Dijo Zuluaga a Efe. Dejó Maracaibo atrás y se instaló hace cinco años en su Santuario natal, un municipio de Antioquia (noroeste), donde ahora es popular por abastecer a su comunidad de una tienda que gradualmente acreditó.

(Leer: Casi 11.000 tiendas de conveniencia están en peligro)

Cogió impulso con unos pocos pesos. Madrugando para vender tinto (café negro) en la carrera Medellín-Bogotá, reunió recursos para su negocio.

«Había un mayorista que entregaba a las tiendas. Empecé comprándole cinco libras de arroz y me dijeron: «¿Esto es por negocios?». Ellos no lo creyeron pero yo crecí«, – calculó.

REQUERIR TRABAJO

Llamó a su tienda Parada Donde Pascual y abrió de lunes a lunes. Incluso tuvo las puertas abiertas durante su encarcelamiento debido a la pandemia, sabiendo que la gente «nos necesita».

Este es un nuevo comienzo en el Santuario, Según el vendedor, el apoyo financiero de Interactuar, una corporación de desarrollo social que apoya el emprendimiento a través de préstamos, capacitación y apoyo, fue un factor decisivo.

“La interacción siempre estuvo disponible para mí”, dijo el empresario, y agregó que gracias a los préstamos que recibió en diferentes momentos, “pude abrir mi tienda, hacerla grande y abrir una tienda de electrodomésticos”.

Hoy dia disfruta tu papel como tendero, “Trabajo responsable” porque ve que su negocio “se mueve mucho y funciona muy bien”, pero no por pura suerte: es el resultado del trabajo, de su experiencia y de las habilidades de las personas.

Zuluaga, de 68 años, dijo que «fue comerciante toda su vida».

Contenía almacenes, mercados y restaurantes; también se vende ropa y joyas. “A lo largo de los años, he ganado mucha experiencia. Por eso, dondequiera que voy, muevo cualquier negocio, tengo el carisma para eso ”, dijo el dueño de la tienda.

CONSTRUCTOR DE TEJIDOS DE NEGOCIOS

Julius Betancourt, gerente comercial de la corporación, señaló que los dueños de las tiendas son «un actor importante» en el desarrollo económico de sus comunidades.

Por ello, el 11% de los 43.000 emprendedores que atiende Interactuar pertenecen a este sector de la economía, incluso estos dueños de tiendas conforman “el 12% de nuestro portafolio con 33.000 millones de pesos (unos $ 8,5 millones)”.

Según la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Colombia tiene alrededor de 450.000 tiendas de convenienciaque crean 1,75 millones de puestos de trabajo. Un estudio del gremio encontró que la edad promedio de los comerciantes es de 42 años, que es más del 55% de mujeres y el 40% de ellas jefas de hogar. Bettencourt explicó que este tipo de negocio generalmente comienza con un “chaz” (puesto móvil), pero con el impulso adecuado, puede terminar en una tienda de conveniencia o supermercado.

«El dueño de la tienda, además de ser un constructor de tejidos comerciales en las comunidades, tiene un papel fundamental en la autosuficiencia de los vecindarios.dijo el experto.

EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here