Cuando el economista Omar Azanedo, un acérrimo seguidor de la selección peruana, llegó a Rusia en 2018 para ver a la selección jugar su primer Mundial en 36 años, notó que los turistas asiáticos no se sentían muy cómodos. solo en la mano… «La mayoría de las transacciones se hicieron desde un teléfono móvil y llevábamos dólares a todas partes». Este escenario y sus años de observación en Silicon Valley (mientras estudiaba en negocios internacionales, trabajó en organismos internacionales relacionados con la promoción del comercio y la inversión en el exterior) lo llevaron a apostar por una empresa relacionada con control electrónico

«Cuando vuelva [de Rusia]Recomiendo ponerse manos a la obra. Junto a mi socio, que pertenecía al banco, analizamos e intentamos cuantificar el mercado cambiario. Existe una audiencia interesante de pequeñas y medianas empresas que utilizan este sistema. Dejé mi trabajo y en abril de 2019 comenzamos a trabajar «. Noncash (que significa que no usa efectivo) le permite cambiar dólares desde WhatsApp y así «tener un intercambio a mano».

El proceso es simple: tan pronto como los contactes, te dirán el tipo de cambio (por el que vale la pena negociar). Si está de acuerdo, proporciona alguna información de identificación, realiza la traducción y luego le envían sus cambios. “El hecho de que lo hagas primero puede significar una especie de desconfianza. Ofrecemos RUC sin efectivo. Estamos registrados en la Autoridad Bancaria y de Seguros (SBS), lo que no se hizo para todos los tipos de cambio. Nos prestamos a la SBS para cumplir con los requisitos de la Unidad de Inteligencia Financiera: contamos con un oficial de cumplimiento, reportamos información a la SBS, tenemos auditorías anuales. Trabajamos para inspirar confianza a nuestros clientes «.

Empezaron con su red de contactos (pequeñas y medianas empresas) y sus recomendaciones les permitieron crecer incluso en medio de la crisis sanitaria. Cerraron 2019 con cerca de 80 clientes comerciales y más de 1.500 personas. Hoy tienen casi mil clientes comerciales y unas 29 mil personas. Azanedo atribuye este aumento a un cambio provocado por la pandemia: no utilizar efectivo para reducir el riesgo de contagio. No hay un monto mínimo o máximo para el cambio de moneda.

“Empezamos con WhatsApp. Luego dijimos: «Está bien, hagamos nuestro sitio». Allí se registran, ingresan sus datos, vuelven a ingresar y realizan una solicitud de cambio. Si las personas tienen problemas, tienen acceso a nuestro WhatsApp. Hay gente que te llama por teléfono y, lo creas o no, muchos se aprovechan. La idea es que las personas puedan comunicarse con nosotros a través del canal que les viene a la mente y realizar la operación ”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here