Buscamos proyectos escalables, con capacidad de crecimiento explosivo

ALEJANDRO DE DIOS. CEO de Cofema Investments

gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw== - Buscamos proyectos escalables, con capacidad de crecimiento explosivo

Alejandro de Dios es el CEO de Cofema Investments, una empresa de capital semilla surgida de una Family office catalana que invertía en propiedades inmobiliarias. Ahora pone a disposición de los emprendedores su red y expertise directivo y financiero, con el objetivo de impulsar proyectos de internet, biotecnología y alta tecnología. Han entrado en empresas como la biotecnológica AB-Biotics o start-ups como Beabloo, Subastasde.com o Disfrutalia. Anima a los emprendedores a seguir empujando porque «el futuro de este país pasa por ellos», aunque reconoce que el dinero «está muy miedoso».

– Usted es CEO de una family office que en 2008 decide invertir también en jóvenes empresas como capital semilla. ¿Por qué se deciden a dar ese salto?

– A raíz de una operación corporativa que se produjo en la empresa industrial del presidente, en la cual entró capital riesgo bancario, se produjo una conexión entre él y yo. Y al final decidí cambiar la banca por la empresa privada. El family office estaba muy focalizado en aquel entonces en el tema inmobiliario y yo les presenté al Consejo de Administración una apuesta por la emprendeduría y fue en 2009 cuando empezamos a apostar por el seed capital, entendiendo esto como proyectos de internet, de biotecnología y alta tecnología.

– ¿Acompañan a las empresas sólo en la primera fase, no?

– Sí, nosotros tenemos un objetivo de rentabilidad x y cuando lo cumplimos, ahí ya podemos salir si es factible.

– ¿Cuál es su prioridad a la hora de invertir?

– Basicamente buscamos proyectos escalables, con capacidad de crecimiento explosivo y facturaciones exponenciales. Hay que tener en cuenta que son empresas de reciente creación y la tasa de mortalidad de este tipo de inversiones es bastante elevada, por lo que esperamos retornos muy elevados. Está testado que de cada diez proyectos invertidos 7 u 8 se caen.

– La mayoría de las empresas en las que invierten son innovadoras, ¿no?

– Básicamente. Pero también tenemos una alianza con una compañía que se llama UP Capital que son dos profesionales seniors especializados en detectar empresas tradicionales con problemas de sucesión. Tenemos una vía de inversión en empresas tradicionales, que también son rentables, pero que no ofrecen esos crecimientos explosivos. Y ahí estructuramos una financiación tradicional bancaria al uso, aportamos parte de capital en combinación con UP Capital y compramos la compañía y lo que ellos hacen muy bien es internacionalizarla: montan un plan de expansión, porque generalmente suelen ser compañías de ámbito local y nacional.

– Supongo que asistirán a muchas rondas de financiación. ¿Cuáles son los principales problemas del emprendedor medio español?

– Estamos en una coyuntura muy mala, y la incertidumbre es lo peor para la inversión y yo no soy capaz de ver lo que va a pasar maña o pasado mañana, por lo tanto difícilmente voy a hacer inversiones productivas en empresas para que estas se expandan. Al margen de eso, el problema que veo en los emprendedores es que no traen las ideas bien trabajadas. Hay pocos equipos que destaquen y traen poco trabajados los planes de negocio. A partir de ahí el emprendedor se encuentra con problemas de financiación bancaria al uso y de falta de inversores. El problema número del emprendedor a día de hoy es la falta de soporte, también de las administraciones públicas, que deberían apoyar el capital riesgo con medidas de incentivo fiscal, y quizás debería intentar apoyar más con préstamos blandos, aunque ahora también es un momento duro para la pública.

– ¿Cuál es el perfil de un emprendedor perfecto para ti?

– Una persona senior, con una trayectoria empresarial de unos 10 años, en el mismo sector en el que decide emprender, que tenga una trayectoria en la que ya haya hecho cosas para terceros o para él que sean destacables y que tenga una buena formación que combine la técnica con las finanzas, y que sea capaz de presentar un negocio de alto rendimiento.

– Ustedes invierten también en biotecnología, que tiene un retorno muy tardío…

– Sí, nosotros hemos invertido en una biotecnológica que se llama AB-Biotics, pero esta compañía tiene otras líneas de negocio, y la de investigación es cierto que para llegar al mercado tiene que pasar por unas fases clínicas y preclínicas que se dilatan mucho en el tiempo, pero tienen ya patentes desarrolladas que está licenciando con grandes farmacéuticas. Por lo tanto, esa inversión no es una inversión al uso, sino que tienen productos que están atacando mercado y lo están facturando ya.

– Cataluña es donde hay más empresas innovadoras del Estado. ¿Por qué cree que se produce esto?

– Es una combinación de factores. Por un lado históricos, porque el tejido industrial catalán siempre ha sido puntero, pero también porque posiblemente la administración ha puesto las bases adecuadas para que Cataluña sea un polo de innovación. El Ayuntamiento de Barcelona también ha posicionado la marca de la ciudad como un espacio friendly para los emprendedores, con proyectos como el [email protected] o el Barcelona Venture Contest Award, Barcelona Activa, o la agencia catalana de la competitividad, ACC1Ó, que es una entidad bastante activa. Es una combinación de factores: trayectoria desde la Revolución Industrial, luego el carácter del empresario catalán que es inquieto y que reinvierte parte de sus beneficios, nuestra family office es reflejo de eso. Y las administraciones, que han sentado unas buenas bases.

– A nivel biotecnológico especialmente.

– Aunque falta mucho por mejorar, la transferencia tecnológica de los parques científicos de las universidades al mundo empresarial funciona algo. Creo que podría funcionar mucho mejor, pero es verdad que se están intentando tender puentes.

– Y España no parece el paraíso para el emprendimiento…

– Yo por ejemplo estuve en Singapur, y uno de los datos que más me impactó es que para crear un empresa era necesario medio día. Aquí es un drama constituír una compañía, las administraciones deberían hacer un esfuerzo en flexibilizar y agilizar esos trámites.

– También hay emprendedores, sobre todo de las TIC, que se quejan de que hay pocos inversores, que no están especializados ni preparados y que, en general, son muy conservadores.

– Es cierto. Es verdad que el sector del capital riesgo es muy incipiente, muy verde, pero para que se desarrollase, porque somos muy pocos los que estamos predicando en el desierto, las administraciones públicas deberían hacer mucho más. El Gobierno americano, por ejemplo, dá muchas facilidades e incentivos fiscales a los inversores de riesgo. Y es verdad que aquí se ha hecho algún pinito, se ha empezado con los inversores que han decidido apostar por las empresas que salen al Mercado Alternativo Bursátil. Tienes una deducción autónómica importante en Cataluña, y en Madrid tienen algo similar. Pero falta todavía mucho que recorrer si queremos tener una industria desarrollada en este campo.

Leave a Comment!