google-site-verification=v5iY2Gdz-zxOgnVQjut3cRIcQjmYyl9pb-1ISc6yXoY

Estudiantes de 14 países participan en un curso de verano de la USC sobre nuevos tratamientos de aguas residuales

Curso corto, intensivo y altamente especializado centrado en las tecnologías más modernas que están emergiendo nos últimos años en el campo del tratamiento de las aguas residuales urbanas. Así se define la Escuela de Verano ‘La depuradora del siglo XXI: tecnologías innovadoras para el tratamiento de aguas residuales urbanas’ en la que participan 24 estudiantes de doctorado procedentes de catorce países de Latinoamérica, África del norte, Oriente Medio, Europa central y occidental.

La primera sesión de esta escuela se celebró este lunes 5 en el Salón de Actos de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería con el acto inaugural presidido por el rector compostelano Juan Casares. Después de la inauguración, Manuel Mariño (World Bank) y Luis Larrea (Universidad de Navarra), presentaron los dos primeras ponencias del encuentro.

Esta acción formativa, que se extenderá hasta el próximo viernes 9, ha despertado un gran interés en grupos de investigación de diversos países, por estar orientado principalmente la estudiantes de doctorado que deseen alcanzar un mayor grado de especialización en este campo. En el desarrollo del programa docente se sucederán las clases teóricas impartidas por investigadores sénior de diferentes grupos, con las sesiones de discusión, actividades prácticas, una visita técnica y el apoyo de una plataforma e-learning.

En este sentido, la vertiente más práctica del curso se desarrollará en la planta piloto sobre la que habitualmente trabaja el Grupo de Ingeniería Ambiental y Bioprocesos de la USC, responsable de esta escuela de verano. La planta cuenta con equipos que reproducen los procesos industriales a estudiar, así como laboratorios orientados al análisis de aguas y a la ecología microbiana.

En el desarrollo del programa académico se atenderá a los procesos basados en lodos granulares y biopelícula; eliminación de nitrógeno, fósforo y microcontaminantes; eliminación de compuestos orgánicos volátiles y olores; aprovechamiento de recursos presentes en las aguas residuales (biogás, bioplásticos); o el desarrollo de nuevas tecnologías que mejoran el conocimiento y gestión de las plantas de tratamiento.

Leave a Comment!