Éxito=Pasión+esfuerzo

En primer lugar, GRACIAS por ofrecerme la oportunidad de compartir mi experiencia con otros muchos colegas emprendedores. En el camino del emprendimiento considero que ir bien acompañada y compartir inquietudes suma más que resta, por tanto, es totalmente recomendable.

Si además de comenzar una actividad añadimos el esfuerzo por desarrollar un producto innovador, el apoyo de todos aquellos que creen en tu esfuerzo se convierte en un pilar fundamental sobre el que crecemos todos los pioneros del diseño industrial.

Soy ingeniera industrial de formación, y comencé mi trayectoria profesional en el sector de la automoción. La poca creatividad en el desarrollo de mis tareas diarias provocó la necesidad de continuar mi formación en el ámbito del diseño industrial y la arquitectura interior.
Fue de nuevo LA NECESIDAD, (en este caso la de ofrecer a mis clientes un producto altamente funcional y estéticamente atractivo) la que produjo la creación y desarrollo de nuestra invención.

Por tanto, podemos comenzar a citar la primera de mis máximas: ANTE LAS ADVERSIDADES, CRECEMOS. Sólo ante los problemas y las dificultades conseguimos crecer de forma natural. Se aprende mucho más de los errores que de lo que hacemos bien.

Cuando me pidieron escribir este artículo, pensé enfocarlo hacia un guiño a mi background, poco diferiría del resto de mis compañeros emprendedores y poco podría aportar a su trayectoria ya vivida. Por eso creo que será más útil y servicial comunicaros los principios sobre los que se asienta mi paradigma profesional.

«Si no puedes, debes». Estaríamos hablando ahora del segundo principio fundamental para mí: el ESFUERZO.
Ante esas numerosas ocasiones en las que el cansancio o la desesperación parece vencernos, debemos levantarnos y tirar con fuerza.

Para conseguir tener esa FUERZA, es importante «cargar la batería», y un emprendedor tiene que tener reconocidas sus fuentes de alimentación.
Además de las externas, internamente debemos ser capaces de encontrar en nosotros mismos ese «enchufe que nos recarga» y nos da el impulso que nos caracteriza.

Recuperar rápidamente energía con tus propias fuentes es tan importante como tener un carácter enérgico.

«Son triunfadores todos aquellos que tras caerse, vuelven a levantarse.»

LA HUMILDAD es la que nos permite aprender de todos (de nuestro equipo humano, de nuestros colaboradores, de nuestros clientes, proveedores ) y de cada una de nuestras experiencias. El aprendizaje debe ser continuo. Sólo conseguiremos un día pleno, cuando podamos reconocer una nueva enseñanza a lo largo de la jornada.

El AGRADECIMIENTO a todos y cada uno de los que hacen posible tu proyecto, será el alimento que nutra día a día tu crecimiento. «Sólo no se puede, haz equipo y elige bien». Las personas son fundamentales en tu organización.

Dejo para el final lo mejor y con el que más identificada me siento, la PASIÓN, sin amar lo que haces, lo que construyes, lo que diseñas, no podrás crear nada que funcione. «Ligado a un proyecto que amas, DISFRUTARÁS.» El camino es duro y está lleno de obstáculos y bofetadas, pero nadie ha dicho que sea fácil. Lo que sí me atrevo a decir muy alto es la palabra GRATIFICANTE, la recompensa… no la podría explicar.

Aprovecho esta ocasión para reivindicar mi apoyo a todos los creativos que muestran sus ideas en un país donde hasta ahora, sólo nos ofrecíamos como los meros ejecutores del i+d desarrollados en otros países de centro Europa. En estos momentos, más que nunca, necesitamos de todas aquellas mentes inquietas que generan ideas.

«JUNTOS, PODEMOS»

Leave a Comment!