Las 3 T para importar emprendimiento

Ya llevamos más de una década desarrollando intensivamente políticas y acciones para el estímulo del autoempleo y el emprendimiento a todos los niveles y en todos los ámbitos. Podría decirse que poco más queda por hacer, incluso podría llegar a diagnosticarse que toda aquella persona con ideas cuenta, hoy día, con todos los apoyos y recursos posibles en cualquier lugar de España. Sin embargo, desearíamos tener más empresas y con mayor potencial de crecimiento. ¿Qué queda por hacer?

Seguro que, a pesar del camino recorrido, quedan muchas cosas por hacer; y seguro que hay algunas que hacer mucho mejor, entre ellas, creo que tenemos el reto de ser capaces de importar talento.

Algunos territorios tienen el reto de convertirse en atractivos para el talento emprendedor, para iniciativas empresariales jóvenes y con alto potencial de crecimiento. Desde el Parque Científico y Tecnológico de Extremadura nos encontramos en esta tesitura y fruto de dos años de experiencia y de reflexión hemos llegado a concluir en un pequeño modelo que denominamos de las 3 T, a saber, Tejido, Talento y Tesorería.

Denominamos «Tejido» al hecho de tener una especialización, un sector de actividad que desarrolle toda su cadena de valor en un territorio con referencia internacional y al que una empresa pueda sumarse encontrando los proveedores, aliados, socios e incluso competidores adecuados.

El «Talento» incluye, por una parte, trabajadores cualificados y especializados en las actividades relacionadas con el tejido al que antes se hacía referencia; y por otra parte, grupos de investigación que desarrollen tecnología relacionada con las actividades para las que pretendemos ser atractivos.

Por último, la «Tesorería» supone la posibilidad de acceso a fuentes de financiación adecuadas, tanto de capital, como en forma de crédito e incluso subvenciones. No basta con que haya financiación, ésta debe ser adecuada a las necesidades específicas de empresas con alto potencial de crecimiento, teniendo en cuenta su ciclo de vida y los sectores para los que se pretende ser atractivo.

Como conclusión a este modelo, en el que cabe profundizar, haré dos consideraciones; la primera es la constatación de que el Talento es el factor clave para la atracción de empresas, a partir de él se puede construir una especialización territorial, pero sin él de nada sirve tener tesorería porque no será viable el crecimiento empresarial; la segunda consideración hace referencia al sector de especialización, ya que éste puede crearse atrayendo industrias tractoras y formando talento, pero resultará menos costoso y más eficaz basarse en los recursos y capacidades del territorio y no dispersarse en demasiados sectores, sino aportar una temática clara al espacio.

Leave a Comment!