Tenemos lo más importante, que es gente con talento y una producción científica de primer orden

MARÍA ANTONIA OTERO QUINTAS. Directora de la consultora Lembra Tech & Business

 

gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw== - Tenemos lo más importante, que es gente con talento y una producción científica de primer orden

María Antonia Otero es directora de la consultora Lembra Tech & Business, además de pertenecer al Consejo directivo de Jazztel. Anteriormente fue subdirectora general de Innovación y Redes de Telefónica, gracias a lo cual obtuvo el Premio a la Mujer Directiva en 2006. Nadie como ella para hablarnos sobre los retos del emprendimiento de base tecnológica.

– Lembra es una consultora de empresas de base tecnológica, ¿en qué fase entran ustedes a trabajar con estas empresas?

– Nosotros entramos en la etapa en la que tienen ingresos y quieren afrontar la internacionalización y hay que definir un plan de marketing, posicionamiento, nuevos productos… Nuestra tarea es convertir un emprendedor en un empresario, ayudándole en los gaps que tiene su gestión y convertir un proyecto en una empresa que empieza a tener solidez y con unos planes adecuados de expansión y de negocio.

-¿Cuáles son los principales problemas que tiene el emprendedor medio español?

– Pues posiblemente uno es la falta de capacidad para internacionalizarse; otro es tener que redefinir y ordenar su portfolio de productos, porque muchas veces por la necesidad tienen que disparar a cualquier cosa, y entonces nuestra labor es conseguir que se centren y que vean qué quieren hacer de manera definitiva. También hay deficiencias en el equipo. Las principales son esas: la capacidad de desarrollo internacional y la de ordenar el portfolio y muchas veces, redefinir el modelo de negocio.

-¿Y cuál cree que es el perfil de un emprendedor perfecto? ¿Qué cualidades debe tener?

– El emprendedor perfecto es el que tiene entusiasmo y sabe rodearse de los mejores, tiene esa generosidad de integrar al talento. De vez en cuando hay alguien que es capaz de unir muchas habilidades, pero generalmente sólo hay un campo en donde uno da lo mejor de sí mismo y el emprendedor debe identificar cuál es ese campo para después completar el equipo con esas capacidades que él no tiene.

– Y en estos momentos de crisis, ¿cómo está el mercado de la inversión en EBTs? Hay emprendedores que dicen en España no hay inversores preparados para las TIC y que son muy conservadores en sus inversiones…

– Seguro que hay escasez de dinero para este tipo de iniciativas, pero se ha avanzado mucho, hay que ver de dónde venimos. Y para los grandes inversores Internet y las TIC es un negocio que aún no entienden y en España nos faltan claras historias de éxito. No pido un Google, pero…

– Tampouco hay muchos casos de éxito en Europa.

– Es que no es un problema sólo nacional. Aunque ahora una que está teniendo mucho éxito es Angrybirds, que es finlandesa. El otro día leía que una empresa estaba interesada en comprarla y le ofrecía 2.000 millones de euros. Es una buena noticia. Y, por ejemplo, en el sector de los videojuegos los españoles están yendo muy bien, pero no tenemos aún es la capacidad de tener empresas grandes nacidas en este campo, que veas que nacen pequeñitas y que acaben valiendo billones. Es que los de Angrybirds no es el primer juego que hacen, antes hicieron muchos más.

– Sí, un empresario de este sector se quejaba de que al principio nadie le apoyaba y de que tuvo que financiarse a pulmón.

– Se dice que en España al principio uno se financia con «friends&family&CDTI», y así puedes conseguir los primeros 600.000 euros, pero el problema está en la etapa siguiente, donde hay un hueco importante en el sistema financiero español, porque luego vuelve a aparecer dinero cuando ya tienes clientes e ingresos. Entonces si analizamos el mercado financiero el problema está en el medio, ni el estadio inicial del todo ni después cuando tienes internacionalización, clientes, etc. Esa es la travesía del desierto.

-¿Cree que es posible triunfar a nivel global sin irse a EEUU?

– Yo no creo que ningún proyecto puede triunfar a lo grande si no se va más allá de España. ¿Que es posible construír una empresa de éxito desde España? Sí, sin ningún problema. Lo que pasa es que hay que hacerla internacional desde el principio.

– Luego está la dificultad para crear empresas en España…

– Ese es el tema de siempre, la regulación del mercado de trabajo, la ley de concurso… pero sinceramente creo que nadie ha dejado de crear una empresa por ese tema. Yo creo que la creación de empresas, ahora mismo y teniendo en cuenta de donde venimos, está mejorando. En año y pico hemos visto casi 400 proyectos, lo que quiere decir que ideas hay, iguales que las que puedan surgir en Silicon Valley o en Israel. Lo que falta es la ambición de la internacionalización desde el principio. Pero bueno, tenemos lo más importante, que es gente con talento y una producción científica de primer orden.

– Entonces el problema puede ser la cultura…

– Es que las cosas no cambian de un día para otro por decreto-ley. Yo soy muy optimista porque en los últimos 5 años he visto una evolución muy rápida. Igual que si tú haces ese análisis en los últimos 30 años de la posición de la mujer, pues hemos conseguido una posición relevante en menos tiempo que otros países. Y yo espero que en esto nos pase igual, y creo que se están dando los pasos adecuados. Y nos faltan grandes historias de éxito de esas que dan titulares. De la misma forma que un Nadal hace que salgan otros Nadales, en el emprendimiento de base tecnológica faltan Nadales. Y hay otra cosa, los españoles somos muy dados a flagelarnos a lamentarnos y a pensar que no tenemos capacidades, tenemos que creernos que estamos preparados.

– Dentro de los sectores de las TIC, ¿cuál cree que tiene mayor capacidad de crecimiento en el futuro?

– Yo creo que ahora España está muy fuerte en todos los temas de multimedia (realidad virtual, realidad aumentada…), incluso en el mundo del juego, lo que pasa es que al no hacer el puzzle completo, al final la marca que nos llega es otra, pero es tecnología española. Pero cuando lees y ves cuánto hay de español en las películas de Hollywood de animación, efectos especiales, etc. Y hay empresas españolas que te sorprenderías, que están trabajando para George Lucas. Lo que hace falta es atrevernos a dar el paso al frente, y ahí sí está el problema de que estás compitiendo con una industria que mueve billones.

Leave a Comment!