La franquicia puede ser un viaje divertido y emocionante, pero las marcas deben asegurarse de estar debidamente preparadas antes de dar el salto.

Para muchas empresas, la franquicia es el siguiente paso natural en la evolución del negocio, lo que les permite expandir su alcance de manera exponencial y, en última instancia, generar nuevas fuentes de ingresos. El negocio de las franquicias también crea la oportunidad para el conocimiento de la marca nacional.

En muchas industrias, lanzar su marca de franquicia puede ser menos costoso que invertir en abrir una segunda o tercera unidad y desarrollarla hasta su madurez.

El propietario de un negocio debe considerar una serie de pasos cruciales para comenzar el proceso de franquicia. Primero se deben abordar varias preguntas importantes para determinar si una empresa es a la vez digna de franquicia y lista para franquicia.

Haga estas preguntas clave

Una pregunta fundamental que debe hacerse antes de franquiciar una empresa es: «¿Qué hace que su marca sea única?» Si bien no tiene que ser innovador, la marca necesita ciertos atributos que la hagan destacar en el mercado. El producto y el precio son dos diferenciadores obvios, pero hay otros factores que hacen que una empresa se destaque.

El servicio al cliente superior es sin duda uno de ellos. Las empresas que se centran en brindar un excelente servicio al cliente están ganando el juego.

La historia única de una empresa también puede diferenciarla. Los consumidores desean cada vez más dar su dinero a empresas cuya misión, visión e historia se alinean con sus propios valores personales.

A continuación, es importante determinar si su marca es replicable en diferentes áreas geográficas. Una pregunta tanto objetiva como subjetiva, para evaluar el atractivo universal, las marcas deben determinar si otros mercados necesitan lo que ofrecen o si es relevante solo en su área del país.

Construya una base sólida

Antes de la franquicia, las empresas deben asegurarse de tener la infraestructura para distribuir sus productos a diferentes mercados, así como el equipo de liderazgo para supervisarlos. A medida que los franquiciados se registren para desarrollar una marca, dependerán de un equipo corporativo que les ayudará a poner en marcha sus negocios.

Para tener éxito en las franquicias, los fundadores deben asegurarse de tener sistemas y procesos bien establecidos desde el principio. Es valioso para la mayoría de las empresas aumentar la credibilidad de una marca y documentar el modelo comercial probado que están tratando de expandir. Esto puede variar de una marca a otra: algunas pueden tener una ubicación mientras que otras pueden tener varias unidades.

La experiencia que proviene de operar su negocio también le brinda la oportunidad de refinar su modelo antes de la franquicia, asegurando que la apariencia de la marca sea sólida. No se debe pasar por alto ningún detalle: todo, desde el producto hasta el diseño y el tono, debe dar en el blanco.

Protege la marca

Además de perfeccionar el modelo, es importante tener una marca registrada protegida. Los productos, los servicios, el diseño y el nombre únicos de una empresa no son suficientes hoy en día. Un abogado de franquicias puede presentar la documentación necesaria, ayudar a construir un Documento de divulgación de franquicia y brindar asesoramiento sobre las leyes de franquicia, que varían según el estado.

Finalmente, y quizás lo más importante, un fundador debe asegurarse de que el negocio esté creciendo y se dirija en la dirección correcta antes de dar el siguiente paso para franquiciar su negocio. La franquicia requiere mucho esfuerzo, tiempo y atención, pero para muchos, también puede ser un viaje gratificante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here